Artritis: Remedios, Medicina Natural y Recetas

Qué NO hacer si tienes dolor de Artritis

Artritis Reumatoide   25/06/2019
Qué NO hacer si tienes dolor de Artritis
RESUMEN

Entérate Qué NO hacer si tienes dolor de Artritis porque aumentan los síntomas de inflamación y aceleran la progresión de la enfermedad.

Alguno de estos factores son consumir carne, aumentar el estrés y automedicarte entre otros, conoce qué otras cosas no debes hacer cuando tienes artritis a continuación

1. Mantenerte inactivo o sedentario

mujer-comiendo

De acuerdo a un estudio realizado en University of Missouri, el ejercicio se prohibió durante mucho tiempo en personas con artritis por el miedo de que el movimiento vigoroso afecte los tejidos de las articulaciones.

En cambio se indicaba descanso y reposo para aliviar la inflamación y el dolor articular.

Hoy en día, la investigación ha avanzado y se evidencio que, al contrario, la inactividad física prolongada aumenta el dolor y la rigidez.

A su vez produce pérdida de movimiento, limitación, debilidad y discapacidad.

La inactividad física ocasiona debilidad muscular, atrofia, disminución de la flexibilidad, déficit cardiovascular, fatiga, osteoporosis, depresión, lo que empeora los síntomas de artritis.

La evidencia científica indica que el ejercicio físico en pacientes con artritis es seguro y eficaz.

La fuerza muscular, la flexibilidad y el rendimiento en sujetos con artritis mostraron un déficit cuando se comparó con personas sin artritis.

Por lo cual, los ejercicios en personas con artritis cumplen 3 funciones: mejorar los movimientos y la flexibilidad, tonificar los músculos y mejorar la aptitud aeróbica cardiovascular.

A pesar de la falta de acondicionamiento al inicio de un programa de ejercicios, la mayoría de los participantes pudieron hacer ejercicios en los niveles necesarios para producir un efecto positivo

Al contrario de lo que se piensa, el dolor en personas con artritis no limita el esfuerzo y la tolerancia al ejercicio.

Luego de incorporar el ejercicio en forma gradual, se observó entre 12 y 21% de mejora en el rendimiento cardiovascular, un 55% de aumento en la fuerza muscular e incrementos significativos de flexibilidad.

Se observó que 12 semanas de ejercicio muscular, 2 veces por semana aumentó la fuerza en un 45% lo que se asocia con una mejora de la función y disminución del dolor.

Más de 5 horas de ejercicio aeróbico a la semana como caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar, esquiar mostró una menor progresión del daño articular.

La actividad física debe iniciarse siempre con indicación médica para que se adecue al grado de avance de la enfermedad y a la presencia de complicaciones cardiovasculares y pulmonares. (1)

2. Trabajar mucho y aumentar el estrés

mujer-gritando

Según un estudio elaborado en University Hospital Regensburg, existe una relación entre el estrés y el desarrollo y complicación de las enfermedades inflamatorias como la artritis.  

Se comprobó que existen diferencias en cómo el estrés impacta en personas sanas comparado con pacientes con enfermedades inflamatorias.

En personas con inflamación crónica se produce una inadecuada respuesta al estrés, alterando el funcionamiento nervioso y hormonal lo que agrava la enfermedad.

Se pueden distinguir dos tipos de estrés, el estrés menor y el mayor. El estrés menor o agudo se refiere al estrés que dura unas pocas horas, como las molestias diarias.

En cambio, el estrés mayor es de larga duración, se produce durante días o incluso semanas. Por ejemplo, brindar atención a un familiar discapacitado.

El estrés menor produce cambios en el sistema nervioso que conducen a un aumento de la actividad de la enfermedad de la artritis y una mayor inflamación.

Se evidencio que después de evaluar a los pacientes con artritis aquellos que tenían un nivel de estrés mayor al inicio de la enfermedad, presentaron más erosiones óseas después de 5 años

Para evitar las oscilaciones de la actividad de la enfermedad cuando ocurren eventos de estrés se recomiendan 3 acciones

Primero, es necesario reducir la actividad de la enfermedad para normalizar la respuesta del cuerpo al estrés.

Segundo, emprender programas para el alivio del estrés y tercero solicitar ayuda psicológica para aprender a manejar el estrés. (2)

3. Consumir elevada cantidad de carne

carne-roja

De acuerdo a un estudio publicado en British Journal of Nutrition, se encontró una alta prevalencia de artritis en personas con un consumo elevado de carne, grasa, órganos y tejidos de los animales.

Estos productos contribuyen a un aumento de la inflamación en la artritis, lo cual se explica por la presencia de hierro, nitrito y grasa en la carne.

Dentro de los alimentos de la dieta occidental, la carne y la grasa tienen la relación más alta con el desarrollo de los síntomas de artritis.

La carne posee grasas como el ácido araquidónico, que es un omega 6 y se asocia con la inflamación al aumentar la producción de sustancias llamadas prostaglandinas.

Tanto el omega 6, como el hierro presente en la carne están involucrados en la generación de radicales libres, sustancias dañinas que atacan los tejidos sinoviales de las articulaciones.

La carne también presenta nitritos que también son responsables de los síntomas de artritis. Los nitritos se encuentran principalmente en las carnes curadas.

Se han encontrado nitrito en el líquido sinovial y en la orina de personas con artritis.

La evidencia científica indica que el consumo de carne por el conjunto de los componentes mencionados exacerba los síntomas de artritis.

Una dieta apropiada para la artritis tiene como objetivo reducir el omega 6, incrementando el omega 3, presente en semillas de chía y lino, lo que mejora la enfermedad y reduce la necesidad de medicamentos. (3)

4. Fumar en la Artritis

cigarrillo-roto

Según un estudio realizado en German Rheumatism Research Centre, está comprobado que el hábito del tabaco incrementa la producción de anticuerpos, lo cual es un factor de riesgo para artritis.

Fumar es el factor de riesgo ambiental más conocido para la artritis. Las personas con artritis que fuman tienen una mayor necesidad de fármacos antiinflamatorios, presentan más dolor y se sienten peor.

El uso más alto de antiinflamatorios no esteroideos en personas fumadoras puede indicar que fumar debilita la potencia de los fármacos antirreumáticos.

El fumar afecta negativamente los condrocitos, las células que producen colágeno, por lo cual el cigarrillo inhibe la proliferación celular y la síntesis de matriz extracelular que conforma el cartílago.

Pero esto no causa el dolor, pero si la nicotina presente en el tabaco actúa como psicoestimulante y afecta la manera en que el cerebro procesa los estímulos sensoriales, incluyendo el dolor.

En este estudio se siguieron pacientes con diagnóstico temprano de artritis durante 3 años.

El 71 % de los fumadores actuales presentaron factor reumatoide positivo. Mientras que en el caso de las personas que fumaron en el pasado el porcentaje fue del 66% y entre los que nunca fumaron 53%.

Dentro de los 3 años de evaluación, los fumadores actuales habían tomado más combinaciones de antiinflamatorios no esteroideos o productos biológicos.

El riesgo de eventos adversos aumenta con la cantidad de medicamentos que se toman, por lo cual esta es una buena razón para que los pacientes con artritis dejen de fumar.

Además los pacientes con artritis que fuman tienen más probabilidades de presentar manifestaciones extra articulares como nódulos reumáticos, enfermedad pulmonar y vasculitis.

Las personas no fumadoras y aquellos que fumaban menos de 20 cigarrillos por día al año tenían una probabilidad 2 veces mayor de presentar una mejoría que los fumadores pesados de más de 20 cigarrillos por día por 1 año.

Es decir, que las personas fumadoras pueden tener una enfermedad artrítica más grave. (4)

5. Automedicarte o llenarte de suplementos

frasco-medicinas

De acuerdo a un estudio elaborado en American College of Physicians, entre los pacientes con artritis el uso de suplementos o terapias es frecuente y entre el 60 y 90% han utilizado alguno.

Entre estos se encuentran remedios comerciales a base de hierbas, quiropraxia, altas dosis de vitaminas o minerales, imanes de cobre, preparaciones de vinagre, estimuladores eléctricos.

El 50% de los pacientes que los utilizo olvido hablar sobre su uso con el médico. Y el 50% de los pacientes lo ocultan y no lo discuten con su médico por el miedo a su desaprobación.

Sin embargo, el 71% de las personas informó que sus médicos apoyaron el uso de terapias. Solo el 15% de los pacientes dijo que tenía desaprobación del médico y el 4% no creía que el médico debiera saber sobre su uso.

Esto resulta sumamente peligroso debido a los riesgos potenciales para la salud como la interacción con otras terapias o el abandono de un tratamiento indicado por el médico y el cambio por otro, sin su autorización.  

Es importante que no te automediques, es igual de riesgoso para tu artritis que cortar tus medicamentos en frío debido a que puedes complicar tu tratamiento, aumentar la inflamación y producir un daño en tu cuerpo.

Los pacientes consideran que la terapia o suplemento que incorporan no presenta riesgo para la terapia convencional pero no es consciente de los efectos secundarios que puede causar.

Algunos suplementos y terapias resultan útiles en el tratamiento de la artritis y merecen su consideración y muchos médicos se encuentran abiertos a discutir sus beneficios con los pacientes.

Como las técnicas de relajación, programas de ejercicios y dietas con alimentos naturales. (5)

6. Aumentar de peso en la Artritis

pesarse

Según un estudio realizado en Boston University la artritis y la obesidad pueden coexistir y representar una amenaza cada vez mayor para la salud de los adultos y la calidad de vida.

La evidencia científica indica que el aumento de peso incrementa los indicadores inflamatorios los cuales están relacionados con la artritis, complicando esta enfermedad.

Cada aumento de 1 kg/m 2 del índice de masa corporal, indicador que relaciona peso y talla y que se asocia con el incremento de peso, aumentó la actividad de la enfermedad en 0, 49 puntos.

El aumento de peso en personas con artritis se produce por varios factores como dieta inadecuada, inactividad física y el empleo de corticoides.

Los corticoides se emplean muchas veces para reducir la inflamación a largo plazo en la artritis generando como efecto secundario el aumento de peso.

El descenso de peso, en cambio, se ha asociado con una mejora de las medidas de actividad de la artritis, menor uso de medicación y reducción de los marcadores de inflamación de la enfermedad.  

Según lo que se observó en un estudio en St. Helena Hospital, el cambio de alimentación hacia una dieta baja en grasa, con alimentos de origen vegetal en personas con artritis se asoció con un descenso significativo de peso.

Lo que se relaciona con un descenso de la proteína C reactiva en un 16%, del factor reumatoide en un 10 % lo cual indica una reducción de la actividad de la enfermedad. (6) (7)

Ahora que conoces 6 cosas que no debes hacer cuando tienes artritis, aprende cómo llevar una alimentación especializada para la artritis de la mano de la comunidad de Nuevas Evas.

¿La Artritis Reumatoide Tiene Cura? Sí
Comentarios